Semana Mundial de la Lactancia Materna 2017

Construyendo Alianzas para proteger la lactancia materna

Por el bien común, sin conflictos de interés.

Como cada año la propuesta internacional de la celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna nos propone con sabiduría elaborar nuevas estrategias de promoción.

Es importante saber que la promoción no implica un juicio de valor sino la difusión de la información que a través de los avances científicos es posible confirmar en relación a los beneficios de la alimentación de los bebés con leche humana.

Algunos datos de trascendencia tanto para la salud de la madre como para la del bebé son los siguiente:

  • La lactancia materna es la única forma de prevención primaria del cáncer de mama.
  • Le leche humana cubre todas las necesidades tanto nutricionales como de hidratación del recién nacido hasta por lo menos los primeros seis meses de vida.
  • La recuperación postparto es más difícil si la madre no amamanta. Las hormonas involucradas en la lactancia ayudan también a la retracción del útero disminuyendo el riesgo de hemorragia y anemia.
  • La producción de leche se autorregula en el primer tiempo de forma hormonal y luego por la demanda de leche. Si la leche no fluye dentro de la glándula, ésta empieza a descender su nivel de producción por falta de demanda.
  • Amamantar disminuye el riesgo de osteoporosis en la posmenopausia.
  • Los bebés amamantados tienen un aporte inmunológico a través de la leche que reciben de sus madres. Los gérmenes que rodean a ambos generan inmunología específica en la madre que es transferida al bebé a través de su mamá.

Estas y muchas otras particularidades son las que sustentan la necesidad de promoción de la alimentación de bebés con leche humana. No es meramente una ideología fundamentalista sino una propuesta saludable basada en la evidencia científica.

Sigamos celebrando la Lactancia Materna más allá de la Semana Mundial. Celebremos 52 semanas al año.